158615656

VOLTERETA – Instalación lumínica inmersiva

...
· Video Mapping · Interactive · 
EL CLIENTE

Proyecto: Voltereta – Instalación lumínica inmersiva

Programación: Vitamin

Electrónica: Vitamin

Diseño : Vitamin

DESCRIPCIÓN

Con motivo de la apertura de la tercera propuesta gastronómica de Voltereta, Vitamin se ve envuelto en un concepto secreto para crear una experiencia interactiva con un único y muy importante objetivo común: conseguir emocionar a los clientes a través de un gran viaje del que no se olviden con facilidad.

Voltereta bienvenido a Manhattan sería el nuevo restaurante, pero su concepto iba más allá de este distrito de Nueva York. Esta nueva propuesta nos transporta a los años 20’s, cuando existía la ley seca y los speakeasy, bares clandestinos que vendían bebidas alcohólicas de manera ilegal durante el periodo histórico de Estados Unidos conocido como Prohibición. Estos lugares estaban escondidos, se camuflaban bajo la fachada de otro negocio y funcionaban casi como clubes privados lejos de los ojos de las autoridades.

En el caso de Voltereta bienvenido a Manhattan su fachada tapadera es una tienda de discos y libros, desde el exterior no delatan su realidad y hacen vivir a los clientes una experiencia muy similar a la que vivieron los americanos en el 1920. Desde el primer momento en el que se cruzan las puertas ya se percibe que no estamos ante un espacio común. 

Vitamin inicia casi un año antes de la apertura a idear un espacio experiencial lumínico que transporte a los clientes en una especie de túnel del tiempo. Cada viaje sería distinto y aprovechamos el tema de libros para mantener su fachada oculta, utilizando como principales técnicas el video mapping y la interactividad en distintas aplicaciones.

Al entrar en el establecimiento los clientes son recibidos por un host quien les invita a hacer un test cuestionario donde cada comensal tiene la oportunidad de interactuar respondiendo una pregunta. Así Vitamin crea el libro interactivo aerial, una instalación interactiva libre de tacto y adaptada a la pandemia que hemos estado viviendo desde marzo 2020 debido al Covid-19, respetando las recomendaciones de la OMS y autoridades nacionales. 

Vitamin ideó esta instalación interactiva donde utilizando video mapping se proyectan preguntas sobre un libro abierto y los clientes responden colocando su mano sobre uno de los dos sensores de detección de objetos mediante láser, sin necesidad de tocarlos. El video mapping sobre el libro está oculto y una aplicación creada ad hoc es la que va generando la historia a medida que se seleccionan las respuestas con los sensores LIDAR.

Cada respuesta en el libro interactivo modifica la historia que se cuenta, tanto sus colores, rapidez, intensidad de colores y lo que ocurre en sí, por lo que cada grupo de personas es el responsable de crear su experiencia única.

A partir de aquí se abre una puerta oculta que da paso a una sala inmersiva que hace de gran túnel del tiempo tridimensional de 32 metros cuadrados compuesto por 420 tiras de 3 metros con 20 LEDs cada una. Al cerrarse la puerta inicia la experiencia inmersiva, controlando los 8400 LEDs se producen visuales lumínicos y sonoros que crean una experiencia única para cada grupo de clientes. Las tiras LEDs están colocadas como un laberinto, de forma que el paso por ellas sea haciendo zigzags, donde ves reflejada la iluminación en el suelo y paredes de espejo. La sensación es de habitación infinita y cada quien lo vive a su manera hasta llegar al final de la experiencia.

La instalación está inspirada en un viaje por el espacio y tiempo, el objetivo es transportar a los visitantes 100 años atrás utilizando la tecnología y el arte como propulsores y principales actores.

Tras cruzar la sala inmersiva o túnel del tiempo, los clientes llegan hasta el Manhattan de 1920 en un ambiente con plumas, sillas de madera, camareros de la época y la diversión se centra en el escenario al ritmo de jazz y swing en vivo.

En el pasillo de salida se encuentran los servicios y no se desaprovecha la oportunidad del espacio para vivir otra experiencia bidimensional. Vitamin desarrolla otra instalación interactiva dentro de cada uno de los cubículos utilizando fibra óptica en el techo como única iluminación del pequeño espacio. 

La iluminación LED de la fibra cambia de color a medida que se abre la puerta, se cierra o se acciona la cadena del váter, dentro del cubículo todas las paredes y suelos son de espejo por lo que la experiencia de espacio infinito se repite una vez mas, en esta ocasión creando un  mundo de color cambiante siendo cada persona la protagonista central de la experiencia interactiva. 

 

Voltereta bienvenido a Manhattan está ubicado en la Calle Isabel la Católica 11, en el centro de Valencia. A día de hoy, tanto las instalaciones que ha hecho Vitamin como el funcionamiento del restaurante está adaptado y enfocado a cumplir las normas sanitarias, incluido el distanciamiento social y el touch free

 

 

 

TRABAJO

TÍTULO:  Instalación lumínica inmersiva

DESCRIPCIÓN: Instalación lumínica formada por 8.400 LEDs en tiras colantes que realizan una coreografía recreando una historia previamente seleccionada